servers

Servidores dedicados y servidores virtuales

No todos los servidores son creados de la misma manera, y nada ilustra mejor este punto que la diferencia entre los servidores dedicados y los servidores virtuales. Si desea pagar por la potencia de procesamiento, estos dos representan diferentes extremos del espectro. Comenzaremos con las definiciones, luego mostraremos las diferencias.

¿Qué es un servidor dedicado? 

Un servidor dedicado es un servidor físico. Es exclusivo para un solo arrendatario o cliente, de esta manera el arrendatario puede personalizarlo según sus necesidades organizando la carga de trabajo del servidor. Los servidores dedicados también se llaman servidores Bare metal o servidores de un solo arrendatario.

Antes de la nube de la computación, los servidores dedicados solían funcionar desde el propio centro de datos de una empresa, pero ahora es común ejecutar servidores dedicados desde centros de colocación o incluso alquilarlos por suscripción a un proveedor de servicios gestionados. Estas suscripciones pueden ser por mes o por hora.

¿Qué es un servidor virtual?

Un servidor virtual no es un objeto físico. Más bien, es creado por un software diseñado para imitar la función de un servidor dedicado. Se pueden alojar varios servidores virtuales en una sola máquina, compartiendo recursos de hardware.

Cada servidor virtual tiene un software separado, un sistema operativo separado y un aprovisionamiento de reinicio separado. Los sistemas de seguridad y las contraseñas también se comportan como si estuvieran en un servidor dedicado.

Por supuesto, la carga de trabajo de un servidor virtual puede afectar a otro en la misma máquina.

¿Cuáles son los beneficios de un servidor dedicado?  

Los servidores dedicados ofrecen un buen rendimiento. Usted puede optimizar la carga de trabajo. Además, instala el sistema operativo directamente en el servidor y ejecuta las aplicaciones de forma nativa.

La fiabilidad es otra ventaja de un servidor dedicado. Un servidor multiusuario puede sufrir el “efecto vecino ruidoso”, es decir, el aumento de la carga de trabajo de un arrendatario puede afectar a otro. Como los servidores dedicados son servidores de un solo arrendatario, dicho problema no se presenta.

Finalmente, los servidores dedicados tienen otra capa de seguridad porque son entidades físicamente separadas. Sus datos, aplicaciones y otros activos digitales están aislados.

¿Cuáles son los beneficios de un servidor virtual? 

El uso de un servidor virtual es rentable, ya que reduce la necesidad de infraestructura adicional, lo que significa que no tendrá que pagar por el hardware.

Los servidores virtuales también tienen la ventaja en la sección de flexibilidad. Si sus necesidades informáticas son desconocidas, varían mucho o aún se están determinando, un servidor virtual puede proporcionar mucha o poca carga de trabajo según lo que necesite.

 La moraleja

Hay fuertes argumentos a favor tanto de los servidores dedicados como de los servidores virtuales. Si desea un rendimiento optimizado, una fiabilidad superior y una seguridad adicional, un servidor dedicado es el camino a seguir. Sin embargo, si la rentabilidad y una mayor flexibilidad son más importantes, considere un servidor virtual.

Para obtener más información sobre los servidores que mejor se adapten a las necesidades de su empresa, visite iweb.com.